limpiar barbacoa de gas

Cómo limpiar una barbacoa de gas

Una de las ventajas que ofrece una barbacoa de gas es que se mantiene limpia por más tiempo que otros modelos que podemos encontrar en el mercado, por supuesto es necesario limpiarla después de su uso, para evitar que las piezas sufran daños o se oxiden, pero una limpieza exhaustiva sólo hay que hacerla dos veces al año.

Para realizar la limpieza se necesita de una esponja, un cepillo metálico, un paño suave y jabón. Se debe comenzar encendiendo la barbacoa para quemar cualquier residuo de grasa o comida que haya quedado adherido a ella, se deja a fuego fuerte por 10 o 15 minutos, luego se apaga y se desconecta el suministro de gas.

Una vez esté tibia se procede a limpiar las rejillas con el cepillo metálico, se retiran los restos de comida y luego se colocan las rejillas en un cubo de agua con jabón, preferiblemente caliente. Mientras las rejillas están en remojo, se puede aprovechar para limpiar el área exterior de la barbacoa, se puede emplear una solución de agua y jabón, aplicándola con la esponja hasta cubrir toda el área, luego se pasa un paño húmedo para quitar el jabón y finalmente se pasa un paño seco.

Saca las rejillas del cubo refriega bien con la esponja para quitar cualquier resto de comida o grasa, aclara con suficiente agua y luego procede a secarlas con un paño limpio. Se recomienda una vez se ha terminado de limpiar la barbacoa se cubra para que mantenga limpia por más tiempo.